› Observatorio de Justicia Constitucional
» Personas Privadas de Libertad
Tabla de Contenidos
Última modificación: 2007-08-06
Prohibición del uso de esposas en los recintos donde se realizan las visitas con abogados, familiares y amigos

Los internos del Pabellón de Máxima Seguridad de Cómbita (Boyacá) adujeron que en dicho centro de reclusión se les impuso el uso de esposas para cualquier tipo de desplazamiento que se realizara dentro del pabellón, e incluso durante las visitas con sus apoderados. Solicitaron por tanto que el empleo de esposas se restringiera para los casos estrictamente necesarios. En respuesta el INPEC alegó que el uso de las esposas, en determinados casos de desplazamientos, se encontraba ajustado al reglamento y que buscaba evitar la comisión de agresiones entre los presos, más aún tratándose de personas con un perfil de alta peligrosidad.

La Corte consideró que es razonable el uso de esposas en los centros de reclusión pero que su empleo no puede ser considerado la regla general sino la excepción, es decir, cuando circunstancias especiales lo justifiquen en relación con determinado interno, teniendo en cuenta, en concreto, su comportamiento habitual. Para la Corte, mientras que el empleo excepcional de esposas durante los largos trayectos por las instalaciones carcelarias es una medida razonable, debido al comportamiento agresivo y peligroso que ofrezca un determinado interno, y que, por ende, busca evitar graves lesiones al personal de guardia y administrativo, así como a los demás internos, la misma se torna desproporcionada si se aplica de manera indiscriminada y en especial en presencia de apoderados y familiares, tanto mas en cuanto estos últimos sean menores de edad. El objetivo de la seguridad ?dice la Corte- se puede alcanzar en tales momentos por otros medios menos lesivos para la dignidad del interno, como son, entre otros, mejorando los controles de ingreso de visitas al penal.

Por esas razones, la Corte ordenó la supresión del uso de esposas en los recintos donde se realizan las visitas con los abogados, familiares y amigos. Pero admite ese uso para los traslados de los internos por las áreas comunes, ?en el sentido de que no puede ser considerada ésta la regla general sino la excepción, cuando las circunstancias así lo exijan en relación con un determinado interno? nota 1



  1. Corte Constitucional, Sentencia T-1030-03, en el mismo sentido ver T-702-01

© 2003 - 2006 Defensoría del Pueblo Colombia | línea gratuita nacional 018000 914814
Requisitos técnicos del sitio web | Su uso de este sitio web constituye aceptación de nuestras condiciones de uso y privacidad