› Observatorio de Justicia Constitucional
» Trabajadores y Sindicatos
Tabla de Contenidos
Última modificación: 2006-08-01
Límites a la posibilidad de despido por justa causa de personas portadoras de vih

Un trabajador fue despedido de su empleo debido a que era portador del virus del SIDA. La Corte Constitucional amparó el derecho del trabajador por la inadecuada actuación del patrono al abusar de su poder y dejar en estado de desprotección a su empleado, que terminó sin la posibilidad de acceder a otro puesto de trabajo, debido a que el no tener trabajo impidió acceso a la seguridad social y por lo tanto el requisito para contratar laboralmente, del examen del VIH, se volvía difícil de cumplir. La Corte consideró que el empleador en virtud del deber de solidaridad social no podía hacer uso de la facultad de despedir sin justa causa, pagando la indemnización correspondiente, frente a personas que se verán abocadas a un estado de debilidad por la discriminación social a la que se veían sometidos y por los padecimientos físicos que le vendrían.

Hay que tener en cuenta que el portador no era un enfermo y por lo tanto estaba en condiciones de mantener su ritmo de trabajo, lo cual suponía que no podía alegarse la causal de despido contemplada en el régimen laboral por padecer enfermedades, pues eran personas infectadas por el virus de inmunodeficiencia humana que no presentaban síntomas ni signos de enfermedad, ni ofrecían peligro de contagio en las actividades ordinarias de trabajo, a diferencia del trabajador enfermo incapacitado para el trabajo y cuya curación no haya sido posible durante 180 días, evento en el que existe la justa causa para dar por terminada la relación laboral como lo señala el numeral 15 del artículo 7º del Decreto 2351 de 1965. nota 1

A una vendedora ambulante contratada por una empresa se le diagnosticó SIDA por parte de los médicos de la empresa prestadora de salud a la cual fue afiliada por el patrono. Como efectos de una orden de tutela, la empresa de salud empezó a proporcionar las drogas y ordenó la práctica de exámenes, pero finalmente se suspendió la atención por cuanto el empleador dejó de pagar las cuotas de salud, alegando que el contrato de trabajo con la trabajadora había expirado y no había sido renovado. No teniendo más recursos, intentó otra acción de tutela en razón de la cual la Corte amparó sus derechos ordenando al empleador mantener a la trabajadora en el cargo, permitiéndole cumplir su labor en un puesto de ?promoción de apuestas en el que no se vea precisada a caminar durante toda la jornada, cuando su estado de salud no le permita hacerlo.?

La Corporación ordenó a los empleadores cancelar a la accionante lo adeudado y mantenerla en la empresa; esto implicaba conservar a la accionante vinculada al sistema nacional de seguridad social en calidad de aportante. La corporación ordenó que sólo podrán las empresas poner término a la relación laboral con la accionante cuando haya orden judicial y en los términos de la Sentencia SU-256/96. Para la Corte Constitucional la dramática situación de vulnerabilidad, que requiere un trato especial de solidaridad con respecto a los trabajadores portadores de SIDA, obliga a que no sean excluidos unilateralmente, por parte del empleador del sistema nacional de salud, y se les deberá por lo tanto, continuar pagando las cuotas correspondientes a su seguridad social, derecho éste, susceptible de ser reclamado por vía de tutela.

Por otra parte, se le deberá brindar al trabajador portador y enfermo de Sida condiciones laborales en las que pueda cumplir sus funciones de acuerdo a su estado de salud y su despido no puede realizarse sin justa causa. Ahora bien, si se intenta alegar para el despido la enfermedad que padece el trabajador, se deben llenar los requisitos contemplados en la norma, es decir, la incapacidad de llevar a cabo el trabajo durante más de 180 días. nota 2



  1. Corte Constitucional, Sentencia SU-256-96
  2. Corte Constitucional, Sentencia T-136-00

© 2003 - 2006 Defensoría del Pueblo Colombia | línea gratuita nacional 018000 914814
Requisitos técnicos del sitio web | Su uso de este sitio web constituye aceptación de nuestras condiciones de uso y privacidad