› Observatorio de Justicia Constitucional
» Trabajadores y Sindicatos
Tabla de Contenidos
Última modificación: 2006-08-01
Los créditos laborales causados con posterioridad al acuerdo concordatario se pagan como gastos de administración

Unas personas interpusieron acción de tutela contra la Superintendencia de Sociedades por considerar que se violó el derecho fundamental al debido proceso al no acceder a la modificación e inclusión, dentro del auto de calificación y graduación de créditos en el proceso de liquidación de la sociedad de la que eran trabajadores, de sus acreencias laborales reconocidas en sentencias judiciales.

La Corte señaló que todos aquellos créditos laborales causados desde la iniciación de un proceso concordatario constituyen ?gastos de administración? y en esa medida su pago está revestido de una especial protección derivada de su naturaleza y reconocida expresamente por la ley. Ligado a lo anterior, la Corte ha señalado que las dificultades económicas que afronta una empresa en el desarrollo de sus negocios no constituyen excusa para justificar el incumplimiento en las obligaciones con los trabajadores. Incluso en situaciones concordatarias subsiste la obligación de satisfacer las acreencias laborales, por constituirse éstas en gastos de administración con prioridad frente a cualquier otra acreencia.

Ahora bien, el hecho de que un crédito laboral no haya sido registrado por la entidad desde un comienzo, sino que sea el resultado de un proceso judicial, no altera en nada el privilegio que lo acompaña. En otras palabras, un crédito laboral debe catalogarse como gasto de administración si es reconocido mediante una sentencia judicial dictada con posterioridad a la apertura del concordato, puesto que fue causado luego de la iniciación del trámite concordatario. Cuando ello ocurre, la entidad encargada de llevar a cabo el proceso liquidatorio debe adoptar las medidas necesarias para asegurar su pago como gasto de administración. Así pues, la Superintendencia de Sociedades tiene que cumplir una importante función, encaminada no solamente a dirigir y supervisar en todos sus aspectos el trámite del proceso concordatario, sino a verificar que, en materia de pagos, tengan efectiva y cierta prelación los que corresponden a los trabajadores.

En el caso concreto, se demostró que los créditos laborales surgieron o se causaron con posterioridad a iniciación del trámite concordatario y liquidatorio, constituyéndose en créditos privilegiados como gastos de administración, por lo que deberán pagarse con prioridad frente a cualquier otro crédito reconocido en el proceso. nota 1



  1. Corte Constitucional, Sentencia T-303-05

© 2003 - 2006 Defensoría del Pueblo Colombia | línea gratuita nacional 018000 914814
Requisitos técnicos del sitio web | Su uso de este sitio web constituye aceptación de nuestras condiciones de uso y privacidad