› Observatorio de Justicia Constitucional
» Trabajadores y Sindicatos
Tabla de Contenidos
Última modificación: 2006-08-01
El derecho al trabajo y el buen nombre

La actora interpuso acción de tutela contra la empresa para la que trabajaba porque consideró vulnerados sus derechos al buen nombre y al trabajo. La actora laboró para la empresa accionada mediante un contrato de corretaje, como vendedora de chance, hasta que fue despedida por una deuda que reconoció y aun tenía pendiente con la empresa demandada. Posteriormente, se vinculó con otra empresa de apuestas e inversiones, mediante un promotor de ventas. La actora solicitó que se ordenara a su antiguo empleador que se retractara de las afirmaciones y solicitudes que hizo por escrito en una comunicación a su nuevo patrono, quien dejó de proporcionarle trabajo, a juicio de la demandante, por causa de esa comunicación.

En cuanto al derecho al buen nombre, la Corte señaló que, como expresión de la reputación o fama que tiene una persona, se lesiona por las informaciones falsas o erróneas que se difundan sin fundamento y que distorsionen el concepto público que se tiene del individuo. En el presente caso, la acción no se dirigió contra un medio de comunicación social, sino contra una empresa privada que envió una carta a otra empresa dedicada a su misma actividad, con información sobre la demandante que, a juicio de ésta, fue vulneradora de su derecho al buen nombre. La conclusión de la carta es la sugerencia de que el promotor de la actora pagara la deuda y que a la señora la retiraran de ese sitio de inmediato.

Para la Corte quedó claro que: i.) la afirmación sobre la deuda de la demandante con la empresa accionada era cierta y, ii.) la demandante estaba trabajando sin que hubiera pasado un día que hubiera dejado de hacerlo, al menos en la actividad de la venta de chance, desde que empezó su relación con la empresa demandada, inclusive, hasta el momento en que instauró la acción y ésta fue resuelta por el juez de primera instancia. Así las cosas, a juicio de la Corte, la demandante contó con otro medio judicial de defensa, para determinar las condiciones en que la actora debía responder por la deuda contraída con la empresa accionada, dado que, aunque no negó la existencia de la misma, estaba en desacuerdo sobre la forma como debía cancelarla, sin que por ese aspecto pudiera alegarse la vulneración de su derecho al buen nombre, ya que, además, no se probó la difusión de esa información; muy al contrario, la demandante aclaró que sólo se hizo y se limitó respecto de la empresa para la cual trabajaba.

Con base en los fundamentos expuestos, la sala consideró improcedente el amparo solicitado, aún de manera transitoria, como quiera que las manifestaciones de la accionante, expuestas con el fin de demostrar la supuesta vulneración de sus derechos fundamentales al trabajo y al buen nombre, por la posible ocurrencia de un perjuicio irremediable, en realidad pretenden la retractación de unas afirmaciones que ella misma ha aceptado como ciertas y, en realidad, no le han impedido ejercer su oficio, del cual deriva sus sustento diario nota 1



  1. Corte Constitucional, Sentencia T-482-04

© 2003 - 2006 Defensoría del Pueblo Colombia | línea gratuita nacional 018000 914814
Requisitos técnicos del sitio web | Su uso de este sitio web constituye aceptación de nuestras condiciones de uso y privacidad