› Observatorio de Justicia Constitucional
» Derecho de Participación Política
Tabla de Contenidos
Última modificación: 2013-09-12
La inclusión en lista de elegibles no otorga derechos cuando dicha lista se define como un acto de trámite dentro de las reglas del concurso

El accionante formuló acción de tutela contra la Universidad Nacional de Colombia por la presunta vulneración de sus derechos fundamentales al debido proceso, a la igualdad, al trabajo, y al acceso a cargos públicos. Alega que el Rector de la Universidad Nacional de Colombia convocó y reglamentó el concurso Excelencia Académica 2010 para la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales, Sede Bogotá. Dentro de los cargos a proveer se encontraba el de profesor de cátedra de derecho policivo que se identificó con el perfil C46, y requería una Maestría en derecho, cinco años de experiencia como profesional o tres como docente universitario de tiempo completo, el doble si era tiempo parcial y un segundo idioma.

El actor se inscribió al concurso y allegó a la Universidad los documentos que consideró pertinentes para acceder al cargo. Entre dichos documentos presentó una certificación laboral expedida por un abogado que certificó que el actor fue asesor jurídico bajo la modalidad de contrato de prestación de servicios profesionales independientes, entre el 25 de abril de 2005 y el 30 de noviembre de 2005.

Luego de surtidas las etapas del proceso, el accionante fue designado como ganador del concurso para el perfil C46, por lo cual procedió a entregar los documentos necesarios al Comité Interno de Asignación y Reconocimiento de Puntaje. Posteriormente, por medio de oficio del 21 de junio de 2011, el Comité Interno de Asignación y Reconocimiento del Puntaje le informó al Rector de la Universidad que, revisada la hoja de vida del accionante, se encontró que el ganador no cumplía con los requisitos mínimos de acreditación según la Resolución de convocatoria.

En consecuencia, el Rector de la Universidad Nacional de Colombia expidió Resolución por medio de la cual excluyó al actor de la lista de ganadores y elegibles, declarando desierto el concurso para el perfil C46. Dicha resolución se le notificó personalmente al actor el 2 de noviembre de 2011, diligencia en la cual dejó constancia de que no se le entregó copia autentica del acto. Contra la Resolución procedía el recurso de reposición, pero el actor no hizo uso de la vía gubernativa.

El actor aseveró que el certificado laboral referenciado debía ser tenido en cuenta, puesto que no hay norma que la excluya expresamente, o que exija que quien expida el certificado sea una persona jurídica. Asimismo, evaluó que el momento para excluir dicho certificado ya había caducado para la Universidad al quedar en firme el acto administrativo que lo declaraba ganador del concurso, y al haber sido revisado y tenido en cuenta en las distintas etapas del mismo, sin que las autoridades competentes se opusieran en dicho momento.

En virtud de las facultades dadas, el Rector de la Universidad Nacional de Colombia expidió la Resolución 1051 de 2010, por medio de la cual reglamentó el concurso docente ordinario, así como la Resolución 1101 de 2010, por la cual se convocó y reglamentó el concurso Excelencia Académica 2010. En ésta última se establecieron los cargos que se encontraban vacantes, y los requisitos mínimos para acceder a ellos. En concordancia con las reglamentaciones anteriores, en el parágrafo 2 del artículo 7 se estableció que "Cualquier inconsistencia detectada en los documentos o en la información allegada por el aspirante en el proceso de verificación o en cualquier otra etapa del concurso, será motivo de rechazo o de exclusión del aspirante del proceso de selección"; y en el parágrafo primero del artículo 15 se reglamentó que "Cuando en cualquier etapa del concurso o hasta antes del nombramiento en período de prueba se verifique que un aspirante no cumple con los requisitos establecidos para el perfil convocado, éste será excluido del proceso de selección a través de la publicación de resultados en la página Web del Concurso Docente, en las etapas que cuenten con período de reclamación, o mediante acto administrativo una vez se haya expedido la lista de ganadores contra el cual procede el recurso de reposición."

De todo lo anterior se puede concluir que por regla general, el acceso a los cargos en la Administración Pública se ha de hacer por mérito, de manera que el concurso se ha convertido en la mejor manera de garantizar la excelencia en el servicio de la Administración. Dicha regla incluye a la Universidad Nacional, que en virtud de la autonomía universitaria tiene la facultad de establecer el reglamento para los diferentes concursos; tal como lo hizo al reglamentar el concurso de Excelencia Académica 2010. En ese sentido, la reglamentación del concurso era norma vinculante, tanto para la Universidad, como para quienes se inscribieran en éste; por lo cual, era claro que debían entender que todos los actos eran de trámite hasta el nombramiento en período de prueba, y consecuentemente no se podía hablar de derechos adquiridos hasta ese momento.

Lo cierto es que en virtud del numeral 11 del artículo 9 del Acuerdo 016 de 2005, al actor no se le generó un derecho al ser incluido en la lista de elegibles, puesto que la disposición establece que dentro de dicho concurso, la lista es un acto de trámite y el concurso termina con el nombramiento cuando se encuentra quien tenga mérito suficiente. Por ello, acogiendo la diferencia que hace la doctrina y la jurisprudencia entre actos de trámite y actos definitivos, se ha de entender que la Resolución 403 de 2011, era un acto de trámite que daba impulso a la actuación de la Universidad, pero no tomó la decisión de fondo del asunto, que sería, en este caso, el nombramiento en el cargo.

En este caso específico, en virtud de la regulación expuesta hecha por la Universidad del acceso a la prestación del servicio de educación, la lista de elegibles no es el acto administrativo definitivo del concurso sino un acto de trámite, y por tanto el mismo no genera derechos adquiridos, hasta tanto no haya nombramiento, y por tanto aún no se había consolidado la situación consagrada en el artículo 64 del Código Contencioso Administrativo. En ese sentido, se ha de tener en cuenta las normas especiales que regulan el concurso de méritos de la Universidad Nacional como manifestación de la autonomía que le es propia, pues las mismas excepcionan las normas generales que normalmente se aplican a los concursos para el acceso al servicio público y que han sido interpretadas por esta Corporación.

Adicionalmente, por disposición expresa del parágrafo primero y tercero del artículo 19 de la Resolución 1051 de 2010, y del parágrafo primero del artículo 15 de la Resolución No.1101 de 2010, el accionante podía ser excluido del concurso, mediante acto administrativo dado que aunque se había expedido la lista de ganadores, aún no se había producido nombramiento en período de prueba, al verificarse que no cumplía con los requisitos mínimos para acceder al cargo. Dicha norma igualmente estaba replicada en el parágrafo del artículo cuarto de la Resolución 403 de 2011, por lo cual se ha de entender que el concurso permitía la exclusión del aspirante y la posterior declaratoria de desierto, sin que se estuviera desconociendo el mérito para el acceso a cargos públicos. Se trataba de una disposición que expresamente permitía a la Administración la corrección de sus errores en la verificación de los requisitos, en aras garantizar la excelencia en el acceso a los cargos públicos.

En consecuencia, la Corte encontró que no existió vulneración de derechos fundamentales, teniendo en cuenta que la actuación de la Universidad se ajustaba a los reglamentos del concurso, reglamentos proferidos en ejercicio de la autonomía universitaria, ajustados a los lineamientos del Régimen Orgánico Especial de la Universidad. De allí que no se encontrara que el accionante tuviera efectivamente el derecho a ser nombrado en el puesto del perfil C46, dado que, en últimas, de acuerdo con las reglas del concurso, éste no ocupó el primer puesto al no cumplir con el mínimo de los requisitos exigidos y, por el contrario, fue excluido respetando un marco de racionalidad. nota 1



  1. Corte Constitucional, Sentencia T-507-12

 Ocultar columna

Búsquedas

Modificaciones recientes
2013-09-12
La acción electoral y la de pérdida de investidura en contra de la misma persona y con base en la misma causal de inhabilidad, admiten decisiones diversas

2013-09-12
La sala plena del consejo de estado al resolver asuntos sobre pérdida de investidura, no impone con carácter de precedente su decisión a la sección quinta, al resolver asuntos contencioso electorales

2013-09-12
La sala plena del consejo de estado al resolver asuntos sobre pérdida de investidura, no impone con carácter de precedente su decisión a la sección quinta, al resolver asuntos contencioso electorales

Presentación
Descargue la presentación del Observatorio de Justicia Constitucional
Descargar (39Kb)

Sabía usted que...
En la parte superior e inferior se encuentran los ítem anterior y siguiente de cada elemento.

Contáctenos
Si desea contactarse con el equipo de trabajo del Observatorio de Justicia Constitucional, escríbanos al correo observatorio@defensoria.org.co

Descargas
Constitución Política de Colombia en formato PDF
Descargar (569Kb)

Versión actualizada (julio de 2013)

Ver - Imprimir
Versión completa del documento sobre Derecho de Participación Democrática optimizada para impresión

Informes

Segundo informe del Observatorio de Justicia Constitucional

Marzo de 2007 - febrero de 2011

Descargue el libro

Tomo 1

(7.2 Mb)

Tomo 2

(8.5 Mb)

Primer informe del Observatorio de Justicia Constitucional de la Defensoría del Pueblo

Marzo de 1992 - febrero de 2007

Descargue el libro

Tomo 1

(2.7 Mb)

Tomo 2

(3.0 Mb)

© 2003 - 2006 Defensoría del Pueblo Colombia | línea gratuita nacional 018000 914814
Requisitos técnicos del sitio web | Su uso de este sitio web constituye aceptación de nuestras condiciones de uso y privacidad