› Observatorio de Justicia Constitucional
» Personas Privadas de Libertad
Tabla de Contenidos
Última modificación: 2007-08-06
Deber de las autoridades de brindar a los reclusos un trato humano y digno y de suministrarles las condiciones y los implementos para su subsistencia en condiciones de higiene

Un grupo de internos de un establecimiento penitenciario y carcelario de alta y mediana seguridad interpusieron acción de tutela para proteger sus derechos fundamentales porque no se les suministraba los útiles de aseo suficientes para su subsistencia y con la periodicidad necesaria en el tiempo de permanencia en el penal. También, en representación de otros internos de otro centro carcelario, se presentó otra acción de tutela porque en el penal no existía un reglamento interno que permitiera regular la convivencia y vida diaria en condiciones dignas de los internos, los dormitorios no tenían la debida dotación, el agua no era apta para el consumo, la comida era de mala calidad, y la eliminación de las aguas residuales estaba en malas condiciones. La Corte tuteló los derechos de los accionantes al considerar que el Estado tiene el deber de garantizarles el ejercicio pleno de sus derechos y el ejercicio parcial de aquellos que se encuentran restringidos y ordenó al centro de reclusión la entrega de los elementos que constituyen dotación completa. También ordenó la expedición del reglamento interno para el otro penal y la ejecución del mantenimiento necesario al Centro de Reclusión.

Las autoridades carcelarias tienen la obligación de mantener en buen estado de funcionamiento sus instalaciones de reclusión, y suministrar a los internos la dotación completa que requieran. Esto, con el fin de protegerles su derecho fundamental a la vida en condiciones dignas.

Del derecho pleno del interno a la vida, la integridad física y a la salud se derivan importantes consecuencias jurídicas para la administración penitenciaria que pueden ser descritas como deberes. Entre ellos se encuentran el deber de trato humano y digno, el deber de proporcionar alimentación suficiente, agua potable, vestuario, utensilios de higiene y lugar de habitación en condiciones de higiene y salud adecuadas, el deber de asistencia médica y el derecho al descanso nocturno, entre otros. Las condiciones de higiene personal pueden generar problemas para la salud de todos los internos. Por lo que, de hacer caso omiso a la situación se estaría incumpliendo con los requisitos mínimos para ofrecer una vida digna a los reclusos. nota 1



  1. Corte Constitucional, Sentencia T-900-05. En el mismo sentido ver las Sentencias T-791-05, T-1084-05, T-1180-05 y T-317-06.

© 2003 - 2006 Defensoría del Pueblo Colombia | línea gratuita nacional 018000 914814
Requisitos técnicos del sitio web | Su uso de este sitio web constituye aceptación de nuestras condiciones de uso y privacidad