› Observatorio de Justicia Constitucional
» Personas Privadas de Libertad
Tabla de Contenidos
Última modificación: 2007-07-24
Prohibición de requisas humillantes

El actor planteó la presunta violación de su derecho a la dignidad humana, al afirmar que se le practicaba una requisa rutinaria que consistía en hacerlo desnudarse totalmente, mostrando sus partes íntimas, pararse de espaldas y agacharse varias veces. La Corte Constitucional tuteló el derecho invocado, por cuanto considera que la rutina de hacer desnudar al interno y obligarlo a agacharse o a hacer flexiones de piernas y a mostrar exhaustivamente sus genitales a la guardia, resultaba de por sí vergonzosa y humillante. La clase de requisa que se hacía en el caso en examen constituía un trato cruel, inhumano y degradante y, por ende, violatorio del derecho fundamental a la dignidad. Esta práctica es además innecesaria porque existen otros instrumentos para detectar elementos prohibidos en el cuerpo de los internos nota 1.

En otra ocasión, una mujer solicitó la protección de su derecho a la dignidad humana por las requisas vaginales a las que era sometida al ingresar a la Penitenciaria Nacional de Valledupar. La Corte no concedió la tutela, por cuanto las pruebas no demostraron las afirmaciones de la actora. Advirtió que la prohibición de requisas humillantes se extiende a los visitantes de los reclusos, quienes también deben ser tratados con respeto a su dignidad humana y por ello el mismo Código Penitenciario contempla la razonabilidad como componente necesario de las requisas a visitantes.

De acuerdo con la Corte, no es razonable una requisa que se realice transgrediendo el derecho a la dignidad humana de la persona al manipular sus partes íntimas, existiendo otros mecanismos para garantizar la seguridad. Si bien por motivos de seguridad se justifica la realización de requisas de quienes ingresan al establecimiento carcelario, tales revisiones no pueden ignorar mandatos de índole constitucional y legal. Por lo anterior y debido a la existencia de antecedentes con respecto a la realización de requisas vejatorias en esta penitenciaria, la Corte hizo un llamado a prevención para que no se realizaran requisas contrarias a la dignidad humana a los visitantes de los reclusos. nota 2

A pesar de los anteriores pronunciamientos, la Corte estimó que ?las irregularidades en materia de requisas degradantes y malos tratos a los visitantes y los reclusos sigue siendo una práctica generalizada y reiterada en el Sistema Nacional Penitenciario y Carcelario?, por tal razón en esta nueva oportunidad examinó el caso en el que, de manera individual, nueve mujeres visitantes de la Cárcel del Distrito Judicial de Cali, Villahermosa, interpusieron acción de tutela en contra de los directivos de dicho establecimiento de reclusión a quienes acusaron de violar -durante el proceso de requisas para ingresar al establecimiento- sus derechos a la dignidad humana, a la salud y discriminar ?a la mujer por el período menstrual?.

En síntesis las accionantes coincidieron en aseverar: ?las guardianas nos hacen desnudar delante de ellas y se exceden en las requisas manuales, mostrando carácter morboso de lesbianismo. Además usan guantes de enfermería para hacer un contacto con nuestros genitales, pero no cambian de guantes frecuentemente (???), con el mismo guante que requisan a la primera con ese mismo requisan a las últimas visitantes?. Estas accionantes afirmaron que los guardianes que ejecutan los atropellos a los que son sometidas, no portan las insignias que los identifican con el objeto de no poder ser reconocidos y denunciados.

Por otra parte, un interno acusó a funcionarios de la Cárcel de Varones del Distrito Judicial de Manizales, por las requisas a que es sometido en su lugar de reclusión. Declaró en su demanda que para requisar a los internos los sacan a todos, los ponen en fila, los hacen bajar sus interiores y realizar cuclillas así desnudos, en forma colectiva.

La Corte dispuso la acumulación de los procesos en uno sólo, al que también fue vinculado el Instituto Penitenciario y Carcelario, INPEC.

En las alegaciones que adujeron las autoridades demandadas, manifestaron que estos eran procedimientos que se justificaban para garantizar la seguridad del establecimiento de reclusión y de los reclusos.

En esta ocasión, además de tutelar los derechos cuya violación denunciaron los accionantes, la Corte consideró indispensable repetir las órdenes proferidas en anteriores jurisprudencias y agregar a estas los siguientes mandatos: ?Ordenar (???) a los Directores de la Cárcel Distrital Villahermosa de Cali y la Cárcel Distrital de Manizales que(???) pongan en un lugar visible para las personas que asisten los días de visita, de manera clara y legible (i) los derechos de las personas que visitan la Cárcel, (ii) las requisas que no son razonables y están prohibidas constitucionalmente y (iii) el procedimiento que se debe adelantar en caso de que se cometan atropellos, indicando las dependencias del INPEC, la Defensoría del pueblo y la Procuraduría General de la Nación encargadas de vigilar el cumplimiento de tales reglas y procedimientos?.

Asimismo, exigió a las autoridades demandadas dar a conocer, de manera expresa, a los visitantes algunos de sus derechos, tales como:

?(1) La prohibición de someter a las personas a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes es un derecho fundamental y un contenido concreto de la dignidad humana.
(???)
?(6) Las intervenciones, registros, injerencias, comprobaciones o extracciones sobre los cuerpos, tales como las ?requisas intrusivas?, pueden llegar a darse por razones fundadas ?(?) siempre que medie el consentimiento informado del afectado y el registro se practique de modo que el pudor y el decoro personal no resulten ofendidos, ni la integridad física y jurídica vulnerada, condicionamientos éstos que demandan (i) un mandato legal, (ii) la supervisión judicial, (iii) la intervención de personal experto y (iv) el uso de instrumental y condiciones sanitarias adecuadas, porque los tratos crueles, inhumanos y degradantes están proscritos y su prohibición es absoluta?. nota 3

En otra decisión la Corte conoció una tutela instaurada por un grupo de mujeres contra las directivas de un centro de reclusión por la violación de sus derechos fundamentales a la dignidad humana, a la salud y a la vida, porque cuando hacían visitas eran requisadas en sus zonas íntimas con los mismos guantes para todas las visitantes, y les restringían el ingreso al penal cuando tenían el período menstrual. La Corte tuteló sus derechos fundamentales a la intimidad, la integridad personal, la dignidad, y la igualdad de las accionantes, ordenando al Director que adoptara las medidas pertinentes para impedir las requisas, registros y tactos sobre el cuerpo de todas las visitantes, en especial, en sus zonas genitales, y a no impedirles el ingreso al penal cuando se encentrarán en su período menstrual.

Las autoridades carcelarias no pueden, so pretexto de que la mujer que se encuentre con el período menstrual podría aprovechar esa circunstancia para afectar la seguridad del centro carcelario y cometer ilícitos, vulnerar el derecho de la mujer a no hacer explícita esa situación natural, íntima y personal. De lo contrario, se vulnerarían los derechos a la dignidad, a la intimidad corporal y a la integridad personal de las mujeres. nota 4

?(7) En el caso de que se decida usar perros adiestrados para hallar objetos prohibidos en el cuerpo de las personas, éstos también deberán estar entrenados para actuar con el debido respeto y cuidado con las personas; no pueden usarse perros bravos, agresivos o que puedan intimidar a las personas;

?(8) En el caso de que a una persona que desea entrar el día de visitas al centro de reclusión se le pida que autorice que se le practique una requisa intrusiva, y ésta se niegue, se le debe permitir la opción de ser requisada por otro medio tal como los rayos X, antes de negar por completo su ingreso. En todo caso, como lo ha señalado la jurisprudencia, las requisas intrusivas contra la voluntad del visitante requieren de autorización judicial previa.

?(9) Los visitantes no están obligados constitucional ni legalmente a portar un determinado tipo de ropa; las mujeres no están obligadas a usar falda?.

También ordenó la Corte a los directores de los citados centros de reclusión en donde ocurrieron los hechos adoptar las medidas necesarias para que los miembros de la guardia que tengan que ver con la práctica de las requisas porten en su pecho una identificación clara y completa que permita su individualización. Por último, conmina al INPEC a que las medidas encaminadas a garantizar el ejercicio efectivo de los derechos fundamentales violados a los visitantes y a los reclusos por causa de las requisas, no sean inútiles. nota 5



  1. Corte Constitucional, Sentencia T-702-01. En el mismo sentido T-690-04. Ver también la Sentencia T-1062-06.
  2. Corte Constitucional, Sentencia T-269-02
  3. Corte Constitucional, sentencia T-690-04Ver también las Sentencias T-624-05 y T-1069-05.
  4. Corte Constitucional, Sentencia T-622-05
  5. Corte Constitucional, Sentencia T-848-05

 Ocultar columna

Búsquedas

Modificaciones recientes
2013-09-13
Derecho a prisión domiciliaria en clínica u hospital por el estado de salud del enfermo

2013-09-13
La determinación del lugar en el cual deberá estar privado de la libertad una persona no tiene relación con los fines de la pena ni con los derechos de las víctimas

2013-07-08
El derecho fundamental al acceso de agua potable en los establecimientos carcelarios, como derecho interdependiente de la dignidad de los internos

Presentación
Descargue la presentación del Observatorio de Justicia Constitucional
Descargar (39Kb)

Sabía usted que...
Puede acceder a cada sujeto simplemente haciendo clic en el menú de la parte izquierda de la página.

Contáctenos
Si desea contactarse con el equipo de trabajo del Observatorio de Justicia Constitucional, escríbanos al correo observatorio@defensoria.org.co

Descargas
Constitución Política de Colombia en formato PDF
Descargar (569Kb)

Versión actualizada (julio de 2013)

Ver - Imprimir
Versión completa del documento sobre Personas Privadas de Libertad optimizada para impresión

Informes

Segundo informe del Observatorio de Justicia Constitucional

Marzo de 2007 - febrero de 2011

Descargue el libro

Tomo 1

(7.2 Mb)

Tomo 2

(8.5 Mb)

Primer informe del Observatorio de Justicia Constitucional de la Defensoría del Pueblo

Marzo de 1992 - febrero de 2007

Descargue el libro

Tomo 1

(2.7 Mb)

Tomo 2

(3.0 Mb)

© 2003 - 2006 Defensoría del Pueblo Colombia | línea gratuita nacional 018000 914814
Requisitos técnicos del sitio web | Su uso de este sitio web constituye aceptación de nuestras condiciones de uso y privacidad